Grupo Minero Camargo, Camargo, Cantabria

martes, 20 de mayo de 2014

El pasado sábado publicamos una serie de imágenes de una desconocida mina del norte de España. Hoy, gracias a la sagacidad y amplios conocimientos de Inmaculada Ramos y del profesor de Geografía e investigador del Patrimonio Industrial y Minero, D. Gerardo J. Cueto, podemos confirmar nuestras sospechas iniciales e identificar a algunas de ellas: se trata del grupo minero Camargo, ubicadas en el municipio cántabro del mismo nombre.

Grupo Minero Camargo

Lavadero

Acceder

Estas minas pertenecieron a la sociedad William Baird&Cº.Ltd, empresa fundada en Escocia en el año 1830, que inicio sus trabajos mineros en la zona de Camargo en 1886, tras la adquisición de las concesiones pertenecientes a la Sociedad La Paulina. Llegaron a reunir un total de 35 concesiones en aquella zona, si bien los trabajos principales los efectuaron en las minas Francisco y Antonio, ambas en el paraje de Adredo. Otras labores de relativa importancia fueron las de las minas Dolores y Nela. Los lavaderos que aparecen fotografiados en nuestro post se instalaron en la mina Antonio.

Grupo Minero Camargo

Descarga automática de un balde en el depósito de minerales

Acceder

Dichos lavaderos estuvieron formados por 8 batideras y 4 dragas para menudos, todo ello accionado mediante energía eléctrica. Mediante un tranvía aéreo del sistema Pohlig, de 800 metros de recorrido, los minerales lavados eran conducidos con baldes hasta el cargadero enclavado en la mina Babilonia, desde dónde eran transportados en el ferrocarril de la empresa Nueva Montaña. Más tarde (1923), la Baird construyó un cable de 5839 metros desde los lavaderos de la mina Antonio hasta la ría de Astillero, donde levantaron su propio cargadero.

Grupo Minero Camargo

Mapa del Distrito Minero de Santander. Región Central. Estadística Minera, 1909.

Acceder

Se publicó un amplio trabajo sobre este grupo en la Estadística Minera de 1909, que nos ha permitido comparar algunas de las fotos que lo ilustraban con las remitidas por nuestro buen amigo Manuel J. Martín.

0 comentarios :