La colección Sainz de Baranda

miércoles, 26 de enero de 2022

Recibimos, por gentileza de Benjamín Calvo Pérez, un ejemplar del libro recientemente publicado bajo el título La colección Sainz de Baranda. Un testigo de la mineralogía del siglo XIX. Son sus autores Benjamín Calvo y Jesús Villar.

La colección Sainz de Baranda. Un testigo de la mineralogía del siglo XIX

Benjamín Calvo y Jesús Villar

Ampliar

ISBN: ISBN 978-84-09-31905-0

116 páginas profusamente ilustradas con fotografías de J. Callén y J.M. Sanchis, a las que acompaña una amplia descripción y análisis de esta histórica y valiosísima colección mineralógica, compuesta por 2800 ejemplares, formada hace casi dos siglos por el insigne ingeniero de minas y mineralogista Isidro Sainz de Baranda, y que pertenece desde hace más de 20 años a B. Calvo, doctor Ingeniero de Minas, gemólogo y actual presidente del Instituto Gemológico Español.

El libro ha sido editado por la Fundación Gómez Pardo, de Madrid.

Desde el aire: Carbón de Córdoba

martes, 25 de enero de 2022

En este nuevo video, Gonzalo nos muestra algunos de los elementos más sobresalientes del enorme patrimonio industrial y minero generado en el Valle del Guadiato como consecuencia del beneficio del carbón desde finales del siglo XVIII hasta su declive a mediados del siglo XX.

Ahora podéis acceder a este y otros videos, en alta resolución, en el canal Minas desde el Aire, creado recientemente por Gonzalo García en Vimeo. El canal irá incorporando paulatinamente nuevas entregas sobre el inmenso patrimonio Histórico-Minero español.

Piromorfita y otras especies de Mina Florisa, Endrinal, Salamanca

lunes, 24 de enero de 2022

Mina Florisa

Cristales prismáticos aislados de piromorfita sobre cristales de cuarzo de la mina Florisa. Encuadre de 20 x 15 mm. (Col. y Fot. Carlos González Bargueño)

Acceder

Figuramos hoy algunas de las especies más características colectadas en las escombreras de la mina Florisa, con especial atención a su especie estrella, la piromorfita. Se figuran también mimetesita, cerusita, galena, cuarzo, cuarzo var. calcedonia y calcita. Para más información podéis acceder al artículo Indicios de minerales de plomo en el área de Guijuelo (Salamanca, España) Parte I, en Acopios, 12 (2021), de donde hemos tomado las fotografías y los datos aquí expresados.

Mina Florisa

Conjunto de cristales de piromorfita con hábito en forma de barril de color verde y verde amarillento sobre una matriz de óxi-hidróxidos de hierro, procedente de la mina Florisa. Tamaño 5,9 x 4,1 cm (Col. y Fot. Santos Barrios Sánchez)

Acceder

Grupo Suria: Pozo nº 1. Suria, Barcelona

domingo, 23 de enero de 2022

Grupo Suria: Pozo nº 1

Castillete de profundización, hacia 1920 (Arch. J.M. Sanchis)

Acceder

El descubrimiento de los yacimientos de carnalita y silvina de Suria se debió a René Macary y Emilio Viader, quienes registraron diversas concesiones mineras entre 1909 y 1913, entre las que destacaban las denominadas Roumanie (nº 1.761) y Saladita (nº 1.800). Posteriormente, la empresa Solvay efectuó sondeos a gran profundidad, constituyendo para la explotación del yacimiento en 1920 la sociedad filial Minas de potasa de Suria, S.A.

Grupo Suria: Pozo nº 1

Castillete de profundización, hacia 1920 (Arch. J.M. Sanchis)

Acceder

Solvay vendería sus acciones en 1982, y tras varios cambios de titularidad, la empresa pasó a ser propiedad de Iberpotash S.A. , un consorcio formado por una multinacional israelí con participación minoritaria de las españolas Tolsa y La Seda de Barcelona.

Grupo Suria: Pozo nº 1

Castillete de profundización, hacia 1920 (Arch. J.M. Sanchis)

Acceder

El pozo nº 1 comenzó a profundizarse en 1918, mediante un gran castillete de madera de 28 m de altura, que posteriormente sería desmontado para emplazar sobre la caña del pozo, de 7,50 m de diámetro, la definitiva torre de extracción. Las poleas empleadas en él eran de 1,80 m de diámetro, mientras que la máquina que se utilizó para estos trabajos preliminares fue una de dos tambores de 1 m de diámetro movida por un electromotor de 80 HP.

El pozo, de 360 m de profundidad entraría en servicio en 1922, una vez finalizada la construcción de la torre de extracción que a día de hoy aún puede contemplarse en las instalaciones.