Sanidino de cantera Volcánica, Cuevas del Almanzora, Almería

domingo, 21 de octubre de 2018

Cantera Volcánica

Sanidino. 4.5 x 3.7 x 3.5 cm. Col. Museo de Ciencias Naturales de Álava MCNA 2999 (Fot. J.M. Sanchis)

Acceder

Figuramos hoy el feldespato potásico denominado sanidino (Sanidine) procedente de la cantera denominada Volcánica, en el paraje de Alifraga, en La Sierrecica, a poco más de 2 km al ESE de la localidad de Los Lobos. Aunque la citada cantera declara el beneficio de la bentonita, los materiales aflorantes dominantes son rocas volcánicas riodacíticas de edad Messiniense.

Cantera Volcánica

Sanidino. 2 x 1,5 x 1.5 cm. Col. José Miguel Cavia JMC 1978 (Fot. J.M. Cavia)

Acceder

Pozo Esperanza, El Terronal, La Peña, Mieres, Asturias

viernes, 19 de octubre de 2018

Pozo Esperanza

Castillete del pozo y tolva de hormigón junto al embarque dónde vaciaban las vagonetas el mineral. Bajo se distingue la trituradora de mandíbulas (Fot. Pardo)

Acceder

Nuestro querido amigo y colaborador José Luis García nos hace llegar cuatro preciosas imágenes preservadas en su colección pertenecientes al pozo Esperanza, más conocido en Asturias como El Terronal. Fueron tomadas en los años 60 por Foto Pardo, de Oviedo. Estos originales, de 11,5 x 17 se imprimieron en aquellos años con papel Negtor baritado de tono cálido.

Pozo Esperanza

Máquina de extracción de dos tambores, con motor de 135 CV construida por Talleres Florencio Gómez, de Zaragoza (Fot. Pardo)

Acceder

En las fotos aparece el castillete del pozo, la máquina de extracción y dos instantáneas de la planta de tratamiento. Agradecemos a su afortunado poseedor la gentileza que ha tenido con MTI al compartir con todos nosotros tan valiosos documentos gráficos.

Psilomelana de Corta Santa Matilde, Cuevas del Almanzora, Almería

jueves, 18 de octubre de 2018

Corta Santa Matilde

Psilomelana. 5 x 3 x 2 cm. Col. José Miguel Cavia JMC 1976 (Fot. J.M. Cavia)

Acceder

Aunque también fue utilizado antiguamente como sinónimo de romanechita, el término psilomelana se emplea para designar óxidos de Mn terrosos, sin especificar. La ausencia de analítica para el ejemplar que figuramos sobre estas líneas, conservado en la Colección J.M. Cavia, nos inclina a denominarlo de esta manera. Le acompañan en esta entrega un ejemplar de baritina y otro de plata nativa, procedentes todos ellos de la enorme corta que antaño se abriera en el cerro Virtudes de la cuevana localidad de Las Herrerías.

Corta Santa Matilde

Plata nativa. 5,5 x 4,5 x 3 cm. Col. José Miguel Cavia JMC 3071 (Fot. J.M. Cavia)

Acceder

Pozo Viejo, Fabero del Bierzo, León

miércoles, 17 de octubre de 2018

A los dos reportajes fotográficos que ya hemos publicado (en 1995 y 2016) sobre este histórico pozo minero, viene a unirse este tercero, realizado hace tan solo unos días, para mostrar la restauración efectuada tanto en el castillete como en su entorno más próximo. Las obras, finalizadas en noviembre 2017, tuvieron un costo de más de 60.000 euros y fueron financiadas por la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

ANTRACITAS DE FABERO: POZO VIEJO

Casa de máquinas y castillete (Fot. J.M. Sanchis, 2018)

Acceder

Se ha reformado la casa de la máquina de extracción, se ha restaurado y pintado el castillete y se ha dejado al descubierto el embarque, las jaulas y la caña del pozo, que antes permanecían ocultos tras unos muros de ladrillo.

ANTRACITAS DE FABERO: POZO VIEJO

Recinto para la máquina de extracción (Fot. J.M. Sanchis, 2018)

Acceder

El conocido como Pozo Viejo fue profundizado por Diego Pérez Campanario en 1928 hasta una profundidad de 110 metros, para así alcanzar la denominada “Capa 1º de Fabero”. Desde aquí arrancaba una línea aérea con 95 torretas, por la que circulaban un total de 246 baldes llevando el carbón hasta el lavadero de La Recuelga.

ANTRACITAS DE FABERO: POZO VIEJO

Máquina de extracción (Fot. J.M. Sanchis, 2018)

Acceder

Estuvo en servicio hasta comienzos de los años 50 como el pozo de extracción principal de Antracitas de Fabero, S.L., cerrándose al entrar en servicio el nuevo Pozo Julia. Las huellas dejadas en él después de 90 años de existencia de trabajo, pero también de abandono, de desidia y de vandalismo han quedado, por fin, borradas.