Algunos minerales españoles en el Museo de Historia Natural de Berna, Suiza

martes, 28 de octubre de 2014

El Museo

Número de fotografías: 9 (Clic en la foto para ver secuencia)

Aunque la fundación oficial del Museo se produjo en 1832, sus orígenes se remontan a 1694, cuando Johann Rudolf Zeender reunió en la Biblioteca de Berna algunas colecciones de minerales, rocas, monedas y otras curiosidades. En 1852 se formalizó definitivamente su carácter público, y en el periodo comprendido entre 1960 y 1999 se llevo a cabo la última fase de expansión y consolidación de sus instalaciones.

Colección sistemática

Número de fotografías: 14 (Clic en la foto para ver secuencia)

En la sección de Mineralogía se muestra, además de una amplia colección sistemática tanto alpina como mundial, un espectacular conjunto de minerales suizos gigantes conocido como “El tesoro de Planggenstock”, procedentes de una pequeña mina del Cantón de Uri. Los ejemplares fueron recolectados entre 1994 y 2008 por Fran von Arx y Paul von Känel. Este fantástico tesoro fue adquirido por el museo en el año 2010, pagándose por él 4,5 millones de francos suizos (algo más de 3.700.000 euros). El mayor grupo de cristales expuesto es uno de cuarzos de 300 kg, midiendo 107 cm el cristal central.

Cristales gigantes

Número de fotografías: 11 (Clic en la foto para ver secuencia)

Las piezas más antiguas de la colección son tres cristales de roca de más de 90 cm, recolectados en Zinggenstock en 1719. Destacan igualmente el conjunto de cuarzos moriones, el mayor de 120 cm, hallados en 1868, y un gigantesco grupo de cristales romboédricos de calcita.

Minerales españoles

Número de fotografías: 15 (Clic en la foto para ver secuencia)

La representación de minerales españoles es muy pobre tanto en cantidad como en calidad, además de estar, como suele suceder en otros museos europeos, erróneamente etiquetada. Apenas unos pocos Jacintos de Compostela (que evidentemente no son de Santiago, como figura en la etiqueta), un par de Aragonitos de “la provincia de Aragón”, una pirita sin localidad (Navajún) y tres esfaleritas talladas de Áliva que según su etiqueta proceden de “Picos de Europa, Asturias”.

4 comentarios :

PAULÍ GISPERT BONAMUSA dijo...

Cambié con el ya fallecido Hans Anton Stalder, hacia 1970, un cristal de dolomita de Eugui por titanitas. El no creía, en principio, que se tratase de dolomita, opinando que era calcita. Supongo que el ejemplar debe estar en algún cajón.
Paulí Gispert

Jenaro dijo...

Que interesante poder observar los ejemplares españolas repartidos por los museos del mundo. Los Jacintos de Compostela, por su forma, tamaño, color y cristales agrupados podrían ser de Chella (Valencia); muchos ejemplares de esta localidad salieron hacia las colecciones europeas, pero...

Jenaro Gil Marco

j.m.sanchis dijo...

Hola, Paulino
Pues por mucho que miré y remiré, solo pude localizar los ejemplares mencionados. A saber dónde fue a parar la dolomita. En cualquier caso, la representación de minerales españoles es, como ves, penosa.
Un cordial saludo (después de tantos años..ehh)

j.m.sanchis dijo...

Coincido contigo, Jenaro, en que esos Jacintos son de Chella. No son de lo mejor que ha salido ahí, pero...
La lástima es su erróneo etiquetado.
Un saludo