Cargadero de El Piquillo, Ontón, Castro Urdiales, Cantabria

martes, 22 de noviembre de 2011

Cargadero de El Piquillo

Vista general de los restos del cargadero (Fot. J.M. Sanchis, 2011)

Acceder

Los restos de este antiguo cargadero se encuentran situados entre la Ensenada de Ontón y la Rada del Berrón, en la Punta del Rebombal, situándose sus orígenes en 1894, cuando por encargo de la compañía Chávarri y Cía fue diseñado por Alberto de Palacio. Su construcción se llevó a cabo en los talleres de S.A. Franco Belga, de Miravalles (Vizcaya), poniéndose en funcionamiento en 1896.

Cargadero de El Piquillo

Vista general desde el socavón (Fot. J.M. Sanchis, 2011)

Acceder

Fue el de mayor tamaño de todos los de la zona, con 120 metros de longitud y una altura sobre el nivel de la pleamar de 17 metros. Su parte volada era de más de 65 metros y su capacidad de carga, 1500 toneladas diarias. Dado el gran calado del punto donde estaba situado, permitía el amarre de buques de casi 8000 toneladas. Estaba anclado a tierra mediante cuatro grandes sujeciones que impedían su caída. El conjunto pesaba más de 400 toneladas, y su vertedera alcanzaba los 25 metros. Dispuso de una plataforma de 6,20 metros de anchura, sobre la que discurrían tres vías.

Cargadero de El Piquillo

El gran depósito-tolva del cargadero (Fot. J.M. Sanchis, 2011)

Acceder

Cargaba el mineral que, procedente de las minas Josefa, Galerna y otras (pertenecientes a la Cía. Chávarri, a la Sociedad Española de Explotaciones Mineras y a Vicente Elósua), llegaba hasta sus depósitos, y que era transportado por el ferrocarril de Ontón-Cobarón, de algo menos de 3 kilómetros de trazado.

Cargadero de El Piquillo

Interior del socavón y bancadas de hormigón para maquinaria (Fot. J.M. Sanchis, 2011)

Acceder

En este cargadero estuvo instalado el Artefacto Automático diseñado por Alberto de Palacio en 1889, consistente en una torre, de forma piramidal que tenía 20 metros de altura por 6,10 metros de ancho, y que discurría por 4 vías de una longitud de 70 metros, con una inclinación del 5% que se iban sumergiendo en el mar. Así, a medida que la torre iba avanzando hacia el buque, iba descendiendo gradualmente, de forma que al llegar a éste el mineral cargado en la parte superior quedaba al mismo nivel que la cubierta del barco, pudiendo así verter su carga. El sistema utilizaba como contrapeso una serie de vagones que lo hacían regresar a tierra una vez descargado el pesado mineral.

Mina Josefa

Depósito de mineral de la mina Josefa, en Ónton, desde dónde era reenviado al cargadero (Fot. J.M. Sanchis, 2011)

Acceder

En 1954, gracias a la intervención de Vicente Elósua, se modernizaron sus instalaciones, a las que se incorporó una cinta transportadora capaz de descargar 2000 toneladas de mineral a la hora. Tras cerrarse las minas, un fuerte temporal lo arrancaría de sus apoyos y anclajes, cayendo al mar toda la estructura metálica el 10 de diciembre de 1985.

2 comentarios :

Maribel Sarraceno dijo...

Me ha parecido muy interesante tu blog. Hacer una puntualización: la torre piramidal de carga que diseñó Palacio en 1.889 no fue instalado en la zona de Piquillo-Ontón. Según mis minformaciones el sistema instalado en Piquillo, que como bien dices se lo tragó un temporal en 1.985 solo fue el otro que tu describes, la esturctura de 120 metros de largo con 3 vias que suministraban el mineral a la vertedera movil de 25 metros que finalmente lo descargaba en el barco. No se si el otro diseño fué llevado a la realidad en algún sitio, pero creo que en Piquillo no.

Muchas gracias.

j.m.sanchis dijo...

Hola, Maribel
Gracias por tu comentario. Según Antonio Hernández, autor del libro "Cargaderos de mineral de la cuenca minera vizcaína", en el que colaboró la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública, fue en Piquillo-Ontón dónde estuvo instalado el artefacto de Alberto del Palacio. Así lo recoge también "El Noticiero Bilbaino" del 12 de julio de 1890.
De todos modos, investigaremos por si tratara de un error, pero todo parece apuntar que no. También afirman lo mismo los autores de la exposición y libro "La cuenca minera vizcaína", editado por FEVE en 1994. El posterior cantilever, de 1894, fue igualmente levantado por De Palacio en la ensenada de Ontón.