Un mundo sin minas

martes, 20 de enero de 2009

Que cada cual arrima el ascua a su sardina es cosa harto conocida, y por tanto es lógico que esta empresa explotadora de caolines en la serranía valenciana haga lo propio. Lo que anuncia en sus camiones, además, no deja de ser una verdad irrefutable. Si no fuese por las minas aún poblaríamos las cavernas y cubriríamos nuestras vergüenzas con pieles de carnero.

Click en la foto para ampliar

Las necesitamos, cierto, pero las queremos en casa de otro. La misma doble moralidad, hipócrita y trasnochada, que niega, por ejemplo, la instalación de antenas repetidoras de telefonía en nuestras viviendas (siempre se señala la finca del vecino como emplazamiento óptimo) pero todos llevamos un móvil en el bolsillo y agarramos un descomunal cabreo cuando la cobertura es insuficiente o nula.

Click en la foto para ampliar

Pues si, es difícil imaginar un mundo sin minas. ¿Que hay que pagar peaje? Naturalmente. Como en todo en esta vida. Y si no, demos un vistazo a nuestro entorno más cercano para comprender tal necesidad. Si, se salva la madera y algunos tejidos. Pero hizo falta una sierra de hierro para cortarla, o algunas máquinas para tejerlos.

Yo, al menos, no me lo imagino, ni quiero.

1 comentarios :

Maria Dolores dijo...

Que gran verdad ha plasmado Vd. Sobre todo lo de los móviles, que es como lo último en tecnología, no ha podido dar más en la diana. Siga persiguiendo y sacando a la luz tanta hipocresía en lo que al tema minero se refiere. Siempre habrá personas que se lo agradecerán.