La historia interminable

sábado, 3 de enero de 2009

A comienzos de 2005, la empresa Portman-Golf arrasó las instalaciones de las minas Primera y Segunda Paz, en el Llano del Beal, dejando a sus dos castilletes aislados y en posición comprometida.

Click en la foto para aampliar

En Marzo de ese mismo año, la Fundación Sierra Minera denuncia los hechos ante la Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Cartagena, abriéndose un expediente sancionador.

Click en la foto para aampliar

Enero de 2007: la misma Fundación presenta pliego de alegaciones al expediente de declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Sitio Histórico, de la Sierra Minera de Cartagena-La Unión. En él se expone, entre otras, la barbaridad cometida y se denuncia la no inclusión en dicho expediente de este conjunto minero, lo que supondría dejar a sus propietarios la libre facultad de urbanizar la zona, con el consiguiente riesgo de desaparición de ambos castilletes de madera.

Click en la foto para aampliar

En Diciembre de 2008, los castilletes permanecen en la misma situación, manteniéndose milagrosamente en pie, en un estado de abandono lamentable y aguardando con resignación que las fuerzas de la naturaleza concluyan la tarea emprendida por Portman-Golf tres años antes.

Click en la foto para aampliar

Caerán. Antes o después, pero caerán.

0 comentarios :